Religión y LOMCE.

Reli-pa qué2

Vaya por delante que, sin haber un acuerdo político, social y pedagógico, la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa) no va a traernos una solución pacífica, satisfactoria y duradera para la presencia de las religiones, sí, digo religiones y no solamente religión, en nuestro sistema educativo.  Es una ley que no nace del reconocimiento y necesidad de las religiones como elemento fundamental en la formación integral de las personas.

No es novedad de la LOMCE  que se mencione la asignatura de Religión en los artículos que establecen la organización de las etapas educativas pues también sucedía eso en la LOCE.   Un inciso para las fechas: LGE (1979), LODE (1985), LOGSE (1990), LOCE (2002), LOE (2006) y ahora LOMCE (2013).

No es novedad  porque no aparece en las disposiciones adicionales sino que recupera la alusión directa que ya había existido en la LOE.

La asignatura de Religión no se menciona en Educación Infantil. Como la organización de ésta no se modifica en la LOMCE ¿Hemos de entender que la asignatura desaparece de esa etapa?  No debería suceder tal cosa pues la LOMCE es una ley de modificación parcial de la LOE y en ésta, lo que no se modifica con rotunda claridad y explicitación, deberá mantenerse. Además en la Adicional Segunda de la LOMCE  se regula que la enseñanza  de  Religión Católica se incluirá en todos  los niveles como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros y de carácter  voluntario para los alumnos y alumnas.

En Bachillerato la cuestión cambia pues la Religión aparece como una optativa  en un desbocado repertorio de materias con las que los centros educativos deberán plantear su oferta.

El acontecimiento que acarrea la LOMCE no afecta tanto a la asignatura de Religión como a lo que es la Alternativa que ahora quedará así: Valores Sociales y Cívicos en Primaria, Valores Éticos en Secundaria y Valores en Bachillerato.

Una vez más, entiéndase una ley más, la asignatura de Religión aparece vinculada a una asignatura oponente  (las dos serán evaluables y computables) como si formarse en el hecho religioso y formarse en valores fuesen dos contrincantes irreconciliables, como si nuestros alumnos no necesitasen de esos dos bienes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s