Acerca del nuevo currículo de Religión y Moral Católica.

7-junio-2014En la Jornada Diocesana del pasado 7 de junio, D. Luis Miguel Herrero Mayor realizaba una aproximación al currículo de Religión y Moral Católica, explicando las claves del mismo en la LOMCE (Ley Orgánica 8/2013 de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa).  A continuación ofrezco un resumen de su exposición.

Un poco de historia reciente:

Ley Orgánica 10/2002 de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación (LOCE):
~~
La Conferencia Episcopal Española elabora el Currículo de Sociedad, Cultura y Religión (opción confesional católica).
~~Se realiza un gran esfuerzo por dar a conocer dicho currículo, así como sus claves internas y sus correlaciones, utilizando el texto “Id y enseñad”.
~~Existe una especial insistencia en que se comprendan las fuentes: sociológica, psicológica, pedagógica y epistemológica.

Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo, de Educación (LOE):
+Con ella queda derogada la LOCE.
+La Conferencia Episcopal Española crea un nuevo currículo. A él incorpora la principal novedad respecto al Currículo de Sociedad, Cultura y Religión: las Competencias Básicas.

Ley Orgánica 8/2013 de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE):

  • La Conferencia Episcopal Española da a conocer, el 30 de diciembre de 2013, el Currículo de Religión y Moral Católica, adaptado a las exigencias de la nueva Ley.

Las principales funciones de este currículo LOMCE (que es el instrumento básico e imprescindible para el desarrollo de la materia) son:

*Hacer explícitas las intenciones educativas de la Enseñanza Religiosa Escolar.
*Servir de guía con respecto a los medios que se han de emplear.
*Concretar las exigencias de aprendizaje.

Qué es:

-Se trata de una orientación que el profesor de Religión debe conocer, comprender, valorar e interiorizar, por un sentido de fidelidad a la Iglesia.
-Constituye una síntesis básica y global del mensaje cristiano, adecuada a la edad de los alumnos, que fundamenta e impulsa los valores y actitudes.
-Favorece unos correctos hábitos de comportamiento (elemento novedoso del currículo).
-Se enmarca en el contexto histórico-cultural que emana de la fe cristiana y posibilita el diálogo fe-cultura.

Las cuatro dimensiones básicas de la Enseñanza Religiosa Escolar que fundamentan la adquisición de competencias específicas son las siguientes:

  1. Dimensión cultural e histórica: incidencia del cristianismo en la sociedad y la cultura.
  2. Dimensión humanizadora: apertura hacia el sentido último de la vida; formación de personas críticas, conscientes, libres y creadoras.
  3. Dimensión ético-moral: exposición, fundamentación y jerarquización de los valores necesarios para crecer en responsabilidad, solidaridad y caridad, como expresión coherente del conocimiento de Dios revelado en Jesucristo.
  4. Dimensión epistemológica: síntesis teológica, que tiene un carácter científico y una metodología propia.

A diferencia de lo que ocurría con anterioridad, al profesor se le indican ya las competencias concretas, no correspondiéndole a él su especificación.

En la LOE, la síntesis del mensaje cristiano se lograba al terminar el ciclo. Ahora, con la LOMCE, cada curso constituye una síntesis básica de dicho mensaje. Se trata de trabajar catorce núcleos temáticos concretos, a los cuales se incorporan los valores correspondientes. Lo que antes se estudiaba en un ciclo, ahora se desarrolla durante un año, lo que supone que cada año hay que tocar todos los núcleos temáticos. Los contenidos cambian en Educación Primaria, pero se mantienen en Educación Secundaria.

Se proponen, además, criterios específicos para cada curso centrados en la adquisición de contenidos conceptuales, pero se añade el hecho de que lo aprendido sea expresado por los propios alumnos y aplicado a su vida y su entorno.

Los estándares de aprendizaje son la definición y especificación de lo que el alumnado debe saber, hacer y saber hacer en la asignatura de Religión y Moral Católica en cada nivel educativo. Constituyen descripciones muy precisas del conocimiento, competencia y otras capacidades que se han de promover, y pueden servir de guía para la enseñanza-aprendizaje en clase.

La metodología empleada debe estar basada en el conocer, comprender y aplicar, instrumentos fundamentales de la Enseñanza Religiosa Escolar. La pedagogía de Dios, que no es un método, sino la forma en que Dios entra en relación con el hombre, debe ser referencia, modelo y fuente que ilumine la actuación en el aula, al tiempo que la pedagogía de Jesús ha de marcar el estilo característico de los profesores de Religión. Éstos serán “otros Cristos” en la acogida al otro, la predilección por los últimos, el respeto y la utilización del lenguaje sencillo y significativo.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s